Limpieza de acero inoxidable en industrias

Limpieza

Esencialmente, la resistencia a la corrosión de los aceros inoxidables depende de la capa pasiva que resguarda su superficie. Dicha capa es fina, adherente, e invisible a simple vista.

Preservar el acero inoxidable es, fundamentalmente, resguardar la capa pasiva. Y la limpieza es fundamental para ello.

Los aceros inoxidables son materiales que pueden ser limpiados con facilidad.

¿Cómo limpiar el Acero Inoxidable en operaciones industriales?

Las formas de limpieza pueden diferir según la industria donde se realice. La elección de un determinado procedimiento depende del grado de limpieza necesario, el tipo de elemento que será removido y los costos de la operación de limpieza.

Entre los distintos modos de limpieza hallados en la industria, podemos encontrar la limpieza alcalina, muy utilizada para remover aceites y grasas.

Para este modo de limpieza la temperatura y la agitación son trascendentes. Las emulsiones de solventes orgánicos en soluciones acuosas con jabones u otros emulsificadores (elementos que incrementan la dispersión de un líquido en otro) pueden ser utilizadas en la eliminación de lubricantes.

Como solventes más frecuentes, podemos mencionar los hidrocarburos alifáticos y los hidrocarburos clorados. Con estos compuestos, habitualmente se utilizan temperaturas un poco superiores a la de ambiente. Es recomendable no utilizar solventes clorados en áreas cerradas o en áreas que tienen intersticios, debido al riesgo de corrosión por picado o por rendijas.

Algunos consejos para tener en cuenta

A menudo se puede realizar una limpieza con vapores de solventes clorados volátiles para eliminar grasas y aceites. Deben tomarse los recaudos necesarios para evitar que haya agua en el estancada en el material a limpiar, debido a que entre dicha agua y el solvente clorado podrían generar ácido clorhídrico, el cual es un agente muy agresivo para los aceros inoxidables.

No olvidemos que los solventes clorados no se son recomendados en regiones cerradas o que contengan intersticios. Para áreas donde el acceso resulta dificultoso, se puede practicar la limpieza a través de ultrasonido con detergentes o solventes. Sonidos de alta frecuencia generan la cavitación y micro agitación de estos fluidos.

Y a fin de eliminar óxidos y contaminaciones en los aceros inoxidables es que se utilizan las limpiezas ácidas. Es recomendable que, luego de esta operación de limpieza, se realice un tratamiento de neutralización y un enjuague con abundante agua.

Tags

top